Lo Último

lunes, 16 de octubre de 2017

Objeción de conciencia


Es terrible observar como las mujeres en México tenemos que defender uno tras otro, los  embates que casi a diario se presentan a nuestros derechos humanos.
Cuando todavía estamos en el análisis del porqué más mujeres que hombres fallecieron durante el sismo del pasado 19 de septiembre; cuando en Puebla tenemos que seguir visibilizando las violencias, para que se enteren las autoridades que nos están matando y que nos enfrentamos a violencias en  todos los ámbitos; cuando en Puebla, como en otros estados de la República impulsamos la creación de Observatorios tanto para la igualdad, como para la participación política de las mujeres -para ayudar en la vigilancia y evaluación de los temas que nos aquejan- una vez más, nuestro derecho a la salud vuelve a ser vulnerado.
En la Cámara de Diputados, se aprobó introducir a la Ley General de Salud el concepto “objeción de conciencia”. Lo menciono porque los servicios que pudieran “objetarse” justamente son, los que tienen que ver con la salud sexual y reproductiva de las mujeres.
Señala la adición “cualquier integrante del sistema de salud podrá excusarse de participar en cualquier programa, actividad, práctica, tratamiento, método o investigación que contravenga su libertad de conciencia” poniendo en riesgo a millones de mujeres mexicanas, pero también, trunca investigaciones que pueden salvar vidas.
Por ello considero que este concepto, afecta fundamentalmente a las mujeres y a las niñas -si observamos el porcentaje de embarazos adolescentes- ya que va dirigido a negar tratamientos y métodos de anticoncepción, o negativas para otorgar servicio de interrupciones legales de embarazos en casos de violaciones sexuales, cuando quienes otorgan estos servicios -médicos, enfermeras o personal administrativo que lo suministre- consideren que el hacerlo, va en contra de su “conciencia”.
Claro, dicen los diputados que si en alguna clínica el médico aduce por ejemplo, que no puede hacer un aborto legal por alguna de las causales aun cuando la ley lo permite; o dar algún tratamiento porque “su conciencia no se lo permite” deberá alguien más suplirlo, lo cual demuestra la ignorancia de los diputados.
En clínicas rurales donde apenas se cuenta -si bien les va- con un solo médico, ¿quién lo va a suplir si este objetara proporcionarle un método anticonceptivo a una mujer “porque su conciencia no se lo permite”?
Que terrible que habiendo una Norma Oficial Mexicana 046 (NOM046) Violencia Familiar, Sexual y contra las Mujeres que obliga a los prestadores de salud a realizar un aborto por violación (causal que permite la ley entre otras causales); que existiendo Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en las que los países miembro -como es el caso de México-  se obligan a “preservar y promover la salud de la población desde un enfoque de protección  a los Derechos Humanos y pruebas científicas” los legisladores introduzcan conceptos que no sólo contravienen estas Recomendaciones y Normas, lo más grave, que continúan vulnerando los derechos humanos y de salud sexual y reproductiva de las mujeres.
Ojalá que el Senado no la apruebe.




lunes, 9 de octubre de 2017

¿Independientes?


Estos últimos días muchas personas estuvimos atentas de las candidaturas independientes, tal vez porque el día 7 de octubre era la fecha límite para los registros, o porque sin duda es importante conocer del perfil de los hombres y mujeres que han solicitado o solicitarán su registro, por la ampliación que acordó el Tribunal Electoral por seis días más estos registros.
Por ello trascendente reflexionar sobre algunos de los argumentos que dieron cauce a las candidaturas independientes.
Empecemos por mencionar que el Diccionario Electoral del Instituto Nacional de Estudios Políticos señala, que un candidato independiente es un aspirante a un cargo de elección popular que no está afiliado a un partido político.
Que la Real Academia Española señala que Independiente significa "que no depende de otro… que no quiere depender de nadie… libre” “político no vinculado a una organización o disciplina política” “Que sostiene sus derechos y opiniones sin pertenecer a ningún partido o ideología” “Que se comporta con independencia”.
Si partimos de ello, debemos recordar que en México, los candidatos independientes estuvieron regulados desde 1810. En la Ley Para las Elecciones de Poderes Federales de 1918 se les confería los mismos derechos que a los candidatos que surgían de los partidos políticos. Que en 1946 desaparecen estas candidaturas, dejando la facultad de postular y registrar a candidatos exclusivamente a los partidos políticos; hasta el año 2007 en que se discutió nuevamente la posibilidad de su inclusión, sin olvidar que en 2006, el estado de Yucatán incorporó la figura en su marco normativo.
¿Por qué el Estado mexicano retoma y explora nuevamente la incorporación de las candidaturas independientes, tanto en la Constitución General de la República Mexicana (CPEUM) como en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) vigente en ese entonces?
El eje que permeó en la LX Legislatura y posteriormente en 2011 cuando el Senado de la República elabora el primer dictamen para la creación de candidaturas independientes fue:
“…el sistema de partidos ha perdido credibilidad y confianza necesarias en la población; por tanto, se muestra rebasado por los sectores sociales que buscan fuera del sistema una alternativa que responda a sus demandas y aspiraciones.”
Había que atender la demanda de la sociedad que en muchas ocasiones ya no se veía representada por los partidos políticos y se construyó la alternativa para abrir nuevos cauces a la participación ciudadana, y al mismo tiempo, preservar a los partidos políticos como los instrumentos adecuados para aglutinar la diversidad social e integrar la representación política (Gaceta Parlamentaria, 26 de abril de 2011, p. 22).  Las candidaturas independientes fueron aprobadas en 2012 y se ajustaron procedimientos en 2014.
Así pues, si de lo que se trata es de contribuir al deterioro de la imagen de los partidos políticos, la base de ser un candidato independiente sería “…participar en los comicios sin el lastre del desprestigio que afecta a los partidos; la no militancia en un partido -pareciera que- se considera una especie de certificado de integridad moral.” (Valadés, Problemas Jurídicos de las Precampañas y las Candidaturas Independientes, PP. 453)
No olvidar que el debate sigue abierto y construyéndose, hay quienes consideran la urgencia de impulsar el prestigio de los partidos; otros opinan, que quienes alientan esta figura -independientes- son quienes están en contra de los partidos; una discusión más aborda el planteamiento de la fragmentación del voto; o el que esta figura representa el retorno a viejas fórmulas personalistas, o que conlleva al deterioro de las instituciones, entre otros argumentos, debate que sin duda debe continuar.
De ahí que me pregunto ¿Puede el “Bronco”, Ríos Píter o la misma Margarita Zavala ser considerados candidatos/a independientes?
Solo un ejemplo: retomo parte de las palabras de Margarita Zavala en su mensaje de renuncia al PAN “…me voy sin rencor, siempre seré panista…”
Más bien pareciera que hoy, algunos hombres y mujeres partidistas cuando no son postulados por sus partidos políticos, ven en  las candidaturas independientes el espacio para lograr sus ambiciones personales.
A este momento hay 15 registros de candidaturas independientes, más los que se acumulen en esta semana.
¿Cuántos de ellos han sido militantes de partidos políticos? ¿Realmente competirán de manera autónoma?
¿En la toma de decisiones, antepondrán su ideología partidista -y en consecuencia personal- tan solo si revisamos los años en los han militado en sus partidos políticos? Porque no te puedes quitar de un día para el otro tu formación ideológica.
Si la sociedad ha sido muy crítica en contra de las/os políticos “chapulines” de los partidos políticos ¿Será igual y habrá voto en contra para los “candidatos independientes” que hoy ya se convirtieron en “chapulines”?  ¿Cuál será ahora su justificación para brincar de un cargo a otro? ¿Lo harán por México?
El exceso de registros de candidatos/as independientes, la falta de resultados de los independientes que han estado en ejercicio de funciones, llevará a ¿el hartazgo de la figura? Es necesario entonces ¿Revisar y corregir requisitos y la regulación en general? Muchas preguntas, algunas, pronto tendrán respuesta, algunas otras seguramente la  tendrán a mediano plazo.
Entre tanto, no nos equivoquemos, las candidaturas independientes se crearon como una alternativa para abrir nuevos cauces a la participación ciudadana, mediante la postulación de ciudadanos o políticos sin partido o que no está afiliado a un partido político.
 ¿Es honesto usarlas cuando no fuiste postulado/a por tu partido político o tan sólo para cubrir ambiciones estrictamente personales, haciendo a un lado su sentido original?
Palabra de Mujer Atlixco
@rgolmedo

Rociogarciaolmedo.blogspot.com

lunes, 2 de octubre de 2017

DESAFIOS.


En el Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se llevó a cabo en el marco del Seminario de investigación sobre la Participación Política de las Mujeres en México,  la mesa de redonda “Mujeres en la vida política de México: los desafíos y propuestas para un ejercicio político libre de violencia política de género.”
Tema de estudio que nos permite ir cada vez más visibilizando esta enorme problemática. Más aun cuando estamos en la víspera del inicio de las campañas políticas para las elecciones del 2018, en el que cuando menos para el estado de Puebla será la primera vez que se aplique el Principio de Paridad.
Quienes participamos coincidimos en la enorme gama de desafíos que hemos enfrentado y seguiremos haciéndolo, para reducir poco a poco, las enormes desigualdades que en tiempos anteriores tenían las mujeres partidistas tan solo para tener la oportunidad de ser postuladas; muchas de las cuales, todavía persisten aun cuando hoy en día, estas desigualdades se enmascaran de diversas maneras.
Cuántas veces hemos sido testigos/as que las mujeres no tienen el mismo trato que le dan a los compañeros hombres en las campañas políticas: los recursos no fluyen de la misma manera, la propaganda electoral “casualmente” tarda más para llegar, los tiempos de radio y televisión no se otorgan equitativamente, y muchos etcéteras.
Enormes desafíos que se presentan cuando somos pre candidatas, candidatas, y aun en el ejercicio de los cargos de legisladoras, presidentas municipales, síndicas regidoras y/o servidoras públicas; y todos, pasan justamente por el ejercicio de alguno de los tipos y modalidades de violencias.
De ahí que para un ejercicio político libre de violencia política de género, será necesario primero, que todas las mujeres de todas las ideologías que hoy tienen una representación en la Cámara de Diputados y los compañeros, construyan de cara al proceso electoral 2018, una gran alianza y concluyan el procedimiento legislativo para incorporar en nuestra normativa electoral la Violencia Política. Esto asegurará que los Congresos de los Estados de la República que no han tenido la voluntad política para aprobarlo -como el Congreso Poblano- , se obliguen a armonizarlo.  Sólo para recordar 17 estados de la República han regulado la violencia política en sus legislaciones locales. Necesitamos institucionalizarlo.
También, continuar visibilizando el trabajo político de las mujeres en todos los ámbitos e ir documentando las desigualdades que se vayan presentando. De cara a la elección del próximo año en Puebla, se hace necesario estar muy atentas/os del avance de los trabajos que tengan los instrumentos que vigilarán el proceso, empezando por el Observatorio de la Participación Política de las Mujeres que en Puebla ya está instalado.
Al interior de los partidos políticos se recomienda perfeccionar los procesos de selección de candidatas para no transgredir derechos políticos e impulsar la capacitación de mujeres para rápidamente pasar de la sola postulación cuantitativa de mujeres, al cumplimiento de la paridad sí, pero una paridad cualitativa, que permita construir liderazgos de mujeres competitivas que ganen elecciones, de manera que podamos en pocos años hablar ya de una igualdad sustantiva.
En esta Mesa Redonda, la representante del Partido Acción Nacional (PAN) reconocía la problemática que tiene este partido político para cumplir con el Principio de Paridad, y lo pretenden resolver mediante la publicación de una Convocatoria dirigida a todas las mujeres del país, para que quien quiera ser candidata se registre sin mayores requisitos; proceso que si bien es respetable, me parece absolutamente erróneo y una falta de respeto a los liderazgos de mujeres que se han formado en ese partido político.
La suma de esfuerzos, el fortalecimiento de las alianzas entre mujeres al interior y hacia el exterior de los partidos políticos, sumadas las mujeres de la Academia, las Investigadoras y la sociedad en su conjunto, sin duda, nos ayudará a explorar y construir los mecanismos que permitan vigilar que el ejercicio político en Puebla se desarrolle libre de violencia política de género en las elecciones del próximo año.
Palabra de Mujer Atlixco
@rgolmedo

rociogarcia olmedo.blogspot.com